¿POR QUÉ HONRAMOS A UNA
DIOSA?

Ella es la Esencia que gestó y dio a luz al Universo, lo alimenta y sostiene.

Ella no es "el lado femenino de Dios". Ella ES Dios: ENERGÍA CREATIVA FEMENINA.

Todo el Universo se originó del caos primitivo. Según descubrimientos arqueológicos que no son dados a publicidad, la
raza humana se habría originado en una hembra que contenía en sí misma las energías femenina y masculina y era capaz
de engendrar y parir por sí sola, del mismo modo que los mitos de creación antiguos dan cuenta de una Diosa Madre que
dio luz al Universo en forma partenogenética. También las religiones cristianas sostienen esto, al decir que Jesús es Dios
(energía masculina sagrada) surgida de Su vientre y que fue concebido en el vientre de una mujer por obra y gracia del
Espíritu Santo, que es la Shekinah, pura energía femenina. Lo llaman Hijo de Hombre, cuando en realidad es solamente
Hijo de Mujer. No hubo participación de hombre alguno en su concepción.

Existe un ADN común para todo el Universo. Y si tenemos en cuenta que, dentro del vientre de la madre, un embrión en
gestación se concibe primero como femenino y define su sexo mucho tiempo después, podemos deducir que el planeta
ha estado negando, en los Últimos 5 milenios, su propia esencia y origen: lo Sagrado Femenino
Se cree que durante más de 60.000 años, los pueblos que han vivido sobre el Planeta Tierra han honrado una Divinidad
Femenina representada en toda la existencia: la Luna, el Sol, el Cielo, las Estrellas, los fenómenos atmosféricos, los
animales, las plantas, las piedras, el mundo bajo tierra, etc.

Ella es la Abuela Araña de los Hopi, que tejió los Cuatro Universos y el Quinto, en el cual estamos ingresando. Ella es
Ana, Eurínome y Tiamat, surgiendo de las aguas. Ella es Kali, creando y dando vida al pronunciar la palabra OM, la
Madre de todos los Mantras.

Ella es la Gran Madre, la Señora que fue honrada con múltiples nombres a lo largo y a lo ancho de toda nuestra querida
Madre Tierra. Se desconocen las causas ciertas de por qué el culto a la Diosa fue tan ferozmente combatido y olvidado.
El cambio de la era astrológica de Tauro (la Madre) a la de Aries (el Dios de la Guerra) marca el punto de inflexión entre
el culto a la Divinidad Femenina, una y múltiple, y la introducción de religiones basadas en torno a una divinidad única y
masculina.En aquellos tiempos, se produjo además un desplazamiento en el eje de rotación del planeta. Entre los muchos
cambios que estamos atravesando hoy, estamos experimentando un nuevo movimiento en el cual el eje de rotación de la
Tierra está regresando a la ubicación que tenía entonces.

El comienzo de una nueva era regida por Acuario marca el regreso definitivo de la Divinidad Femenina a la conciencia
humana. Acuario marca un nuevo tiempo regido por el Amor Universal. Un tiempo de integración y hermandad. Sin
embargo, muchas personas enroladas en la New Age continúan confundiendo algunos conceptos básicos debido al
exceso de información que recibimos por la gran cantidad de medios de (in?)comunicación con los cuales contamos.
Se habla por ejemplo de "trascender la dualidad". ¿Qué significa esto? Para muchas personas Luz y Oscuridad son
antagónicas. Viven buscando la Luz y negando la Oscuridad, en especial, la propia. Sin embargo, esto no es posible. No
es posible vivir solamente de día y eliminar la noche. Es una locura. La vida acabaría pronto porque nada nacería. Todo
lo que se gesta necesita de oscuridad para desarrollarse y crecer. Quienes niegan y no aceptan su propia sombra terminan
siendo esclavizados por ella.

No se puede trascender una dualidad, negando una de sus partes. Solo se trasciende, aceptando a ambas e integrándolas.
Aprendiendo a conocer lo que fue suprimido, rescatando lo que se creía perdido, sanando lo que ha sido herido.
La Diosa vuelve a caminar sobre la Tierra y nos pide volver a venerarla. Ella nos brinda un camino en el cual
necesitamos incorporar un nuevo conocimiento y una nueva conciencia. Y si bien nos trae la opción de poder elegir
aprender a través de Su amor infinito y no a través del dolor, es muy importante ocuparnos de sanar nuestras heridas
aquí y ahora, en lugar de continuar negando que lo sentimos.

Una nueva conciencia se está despertando y estamos aquí para aprender a re-construir lo que estamos destruyendo.
Nadie nos echó jamás del Jardín. Fuimos nosotrxs quienes lo hemos maltratado y herido y es ahora tiempo de reparar lo
que hemos permitido. No para culparnos ni sentirnos avergonzadxs, sino para lograr una verdadera evolución.

Estos nuevos tiempos nos exigen: Humildad, para aprender lo que no sabemos. Compasión, para amar incluso lo que nos
ha hecho daño, porque nos ha permitido ser quienes somos. Respeto por la individualidad única y la diversidad de
individualidades que nos enriquecen y aportan una visión más grande. Respeto por todo lo que vive. Pasión por la vida.
Pero más allá de entender a la Diosa desde un punto de vista racional, es más poderoso experimentar Su energía. Y esto
es posible de un modo transformador y amoroso, a través de recrear Sus ceremonias y rituales sagrados.

Te invitamos a encontrar a la Diosa en tu propio Templo Interior y permitir que
su energía te transforme en quien has nacido para Ser.

© Sandra Román

VOLVER A LOS ROSTROS DE LA DIOSA

VOLVER A ÍNDICE TEMPLO DE LA DIOSA


)O(
Sandra Román
Sacerdotisa de Avalon, Sacerdotisa de la Diosa de la Cruz del Sur
losrostrosdeladiosa@gmail.com